Así son nuestros viajes a Bali

Publicado por Categorías: Bali
Así son nuestros viajes a Bali

Nuestros viajes alternativos por Bali exploran rincones poco conocidos por las rutas turísticas habituales… incluso debajo del agua

Conozco Bali como si fuera mi tierra. Y de alguna manera lo es, pues desde que la descubrí hace unos años he residido en esta isla de Indonesia largas temporadas, muy especiales para mí. Y es que en este pequeño tesoro insular puedo practicar mis dos pasiones: el yoga y el buceo (¡otro día os hablaré de ambas!).

Hoy os quiero contar un poco sobre los viajes alternativos a Bali que suelo organizar con mis grupos. Para ello me serviré del itinerario que hemos seguido en ediciones pasadas, y así podréis hacer una idea… Sin olvidar, eso sí,  que cada viaje es especial y adaptado al grupo, por lo que no siempre seguimos esta ruta en particular.

A nuestra llegada a Bali, nos establecemos en Ubud, nuestro primer «campamento base». Y lo llamo así porque su ubicación en el centro de la isla (que es pequeña, pues no llega a los 6.000 km2) es idónea para desplazarnos a descubrir los encantos balineses de las zonas norte, sur y oeste.

Desde Ubud hacemos excursiones para conocer espacios naturales fantásticos,  algunos de ellos totalmente fuera de las rutas habituales, pues los he descubierto gracias a los amigos balineses que he hecho al instalarme de aquí. Algunos de ellos suelen ser nuestros guías locales, de mi máxima confianza, que nos llevan también a conocer los templos más famosos de la Isla de los Dioses y otros secretos fascinantes.

Mención especial merece uno de ellos, Putu, quien además de ser un profundo conocedor de la isla, es un fantástico fotógrafo y realizador audiovisual, y gracias a él siempre nos llevamos preciosos recuerdos en forma de reportajes fotográficos de nuestra aventura.

Pero Ubud no es solo un lugar donde dormir y dejar las maletas mientras viajamos… ¡Ni mucho menos! Esta acogedora ciudad es la capital cultural de Bali, donde se arraigan las tradiciones y proliferan los talleres de artistas y las escuelas de yoga, disciplina de la que también disfrutamos entre excursión y excursión.

Desde Ubud nos trasladamos a Munduk y, de ahí, a Amed, en la zona este. Si buscáis este pequeño pueblo en las guías turísticas más comunes encontraréis poca información, y es que, por suerte para nosotros, esta joya es una gran desconocida para el público internacional.

Os preguntaréis entonces por qué llevo allí a las personas que viajan conmigo… La respuesta está bajo las aguas de sus costas, pues alberga los mejores arrecifes de coral de la isla para practicar snorkel. El cercano volcán Gunung Agung corona un paisaje cuyas puestas de sol erizan la piel. Tanto, que uno de nuestros atardeceres lo solemos contemplar desde una embarcación de pescadores… Pero eso os lo explicaré con más detalle otro día.

En Amed me gusta contar con un guía local de gran confianza para mí: Kadek, buen amigo y gran profesional, que siempre se desvive por mostrarnos la belleza de su tierra.

Yo, mientras, intentaré descubriros siempre por qué me enamoré de este lugar. Indonesia tiene más de 17.000 islas, así que es difícil decidir cuáles visitar. La mayoría de las rutas balinesas pasan por las islas Gili, pero nosotros preferimos Nusa Lembongan, que junto con Nusa Penida y Nusa Ceningan, es el mejor lugar para bucear con mantas y otras especies marinas fascinantes. Son, además, islas muy tranquilas y llenas de belleza natural.

En lo que respecta a los hoteles y restaurantes, en nuestros viajes en grupo reducido siempre tienen preferencia los negocios balineses, pues consideramos de suma importancia practicar un turismo sostenible y responsable con las economías locales.

Belleza y pureza son dos palabras que definen a la isla de Bali. Te invito a que la descubras con nosotros.

Comentarios: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solicita información